entrar ENGLISH РУ́ССКИЙ

Entrevista a ilustradores: José Rosero

28 May 2015

Volvemos una vez más a cruzar el charco con nuestras entrevistas a ilustradores, pero esta vez nos vamos a Colombia. Hemos tenido el grandísimo placer de hablar con José Rosero, uno de los ilustradores colombianos más destacados y organizador en CasaTinta y Congreso FIG. Como veréis, ha salido una entrevista jugosísima en las que Jose no se corta en expresar sus opiniones sobre el mundo de la ilustración y el sector editorial.

¿Cómo fueron tus inicios y cómo has acabado metido en el mundo del arte y la ilustración?

Bueno, desde niño tuve inclinación hacia las artes, pero inicié formalmente en la Universidad Javeriana de Bogotá-Colombia, estudiando la carrera de Artes Visuales. Me había gustado el programa porque abría mucho más el campo de las artes y tenía un énfasis gráfico, que era lo que me interesaba. Dentro de la carrera me fui alejando de la plástica, la cual considero en parte críptica y cada vez más alejada de todo. Mi interés es definitivamente la comunicación.

Jose Rosero

Mi acercamiento a la ilustración fue por accidente, como sucede todo lo bueno: En el segundo año de estudios realicé un dibujo en gran formato para una entrega de dibujo anatómico. El proceso particular de esa imagen me gustó mucho, ya que mientras mis compañeros realizaban estudios naturalistas de desnudos y gestos, yo andaba leyendo e investigando cómo podría aplicar esos estudios para representar algo más. Fue por ello que decidí basar la imagen en un cuento de Jorge Luis Borges llamado "La Trama" (Archivo adjunto Momento 2004). Un cuento de apenas dos párrafos que resumía diescinueve siglos de traiciones entre los humanos.

El jurado al ver el resultado me hizo la crítica: "lo malo de tu dibujo es que parece una ilustración". Con ello, y al recapitular el proceso tan completo y minucioso que había tenido, además de lo mucho que lo había gozado, decidí meter todas las materias de ilustración que ofrecía la carrera, complementado con talleres externos que daban ilustradores del momento. Así me fui sumergiendo en el campo hasta llegar a proponer mi tesis de grado basada en el tema donde buscaba solidificar los conceptos aprendidos. Cabe resaltar que fue un catedrático español el que me amarró al mundo de la ilustración, hombre muy lúcido y poco conocido en su país: Juan Martinez Moro con su libro "La ilustración como categoría". A quien años después invitaría al primer Congreso Internacional de Ilustración que organizamos en Bogotá.

Has trabajado bastante en el campo editorial, pero sabemos que tienes una relación un poco de amor-odio con esta industria. ¿Cuál es el problema principal que le ves al sector?

Sí, efectivamente he trabajado para varias editoriales, revistas y periódicos. Y he tenido una inmensa decepción ya que en la mayoría de casos el trato es el mismo, y es que piensan que la ilustración es solo añadidura coqueta lejos de todo un proceso complejo de pensamiento que concluye en una serie de imágenes. Muchas veces tuve problemas con las editoriales porque me pedían cambios absurdos, sin ningún fundamento, además de ofrecer salarios irrisorios y contratos injustos.

Al final, después de tener conflictos con casi todos, concluí que la mayoría de editores y directores de arte no tenían un conocimiento sobre lo visual que les permitiera dialogar o solicitar algo con precisión. De allí la razón por la cual piden pruebas sin pagarlas, o piensan que una imagen en blanco y negro vale menos que una a color, continuando con toda una cascada de ignorancia, que los lleva a imponer sus gustos y quitar la voz propia de los creadores. Así solo se ha logrado continuar un círculo vicioso de publicaciones poco arriesgadas, con temas superficiales y de nula creatividad, que a su vez arrastra a ilustradores a volverse una masa homogénea de replicadores de estilos (ahora estamos en la época del mal dibujo y las manchas expresivas) aunque cabe anotar que hay grandes excepciones que mantienen el buque a flote.

¿Qué tiene que tener un editor o un proyecto para que te sientas a gusto y motivado con él?

Hay una frase muy bella de Angeles Mastreta: "los libros son conversaciones". Lo que debe tener un editor, y un ilustrador, es el don del diálogo. Lo que debe tener un proyecto es una postura retadora, y con cierta posibilidad de fracaso. Lo que es fácil es muy aburrido ¿no?

Además de tu labor como ilustrador, coordinas dos proyectos interesantísimos: El Congreso FIG y CasaTinta.Para nuestros lectores que no son de Colombia, ¿puedes presentarnos y contarnos un poco de estos dos proyectos?

Por supuesto: CasaTinta está ubicada en la ciudad de Bogotá, y es un espacio dedicado a la ilustración y la gráfica. Tiene tres pisos con salas para galería, biblioteca, tienda de diseño y talleres, que aprovechamos para hacer distintas actividades relacionadas. Lo que ofrecemos siempre tiene un componente de oficio, crítica y desarrollo del pensamiento. Poco a poco hemos ido evolucionando y este año estrenamos nueva sede (adjunto) lo cual aumenta nuestras posibilidades de proponer, aunque proporcionalmente a las responsabilidades. Recientemente nos ganamos el premio para espacios independientes del Ministerio de Cultura de Colombia, y eso nos da mucho oxígeno.

Jose Rosero

Cabe anotar que nada ha sido gratuito, este es un espacio que ha ido creciendo a pulso y paso a paso; empezamos en la sala de un pequeño apartamento dando talleres de ilustración con un enfoque teórico-práctico, y con el tiempo, sumado a mucha obstinación y un trabajo incansable del equipo conformado por Miguel Bustos en la parte gráfica y Diana Arias, el otro pilar del proyecto, se ha podido crecer y evolucionar.

De forma paralela hemos alimentado el Congreso Internacional de Ilustración FIG que para este año, 2015, ha llegado al quinto año consecutivo donde hemos contado con la presencia de más de cuarenta ilustradores de quince países y cientos de asistentes, en cuatro días anuales muy intensos de conferencias, exposiciones, talleres, concursos y demás actividades. Lo que más me gusta de hacer este evento es el aporte significativo que hemos ido brindando. Algo inmedible.

Nos parece que cada vez aparecen más negocios y eventos en torno al mundo de la ilustración. ¿Crees que es algo que va a seguir creciendo, o se trata de la "moda del momento"?

Sí creo que hay un boom mediático con respecto al tema de la ilustración. así como con el diseño. El internet ha ayudado mucho a eso, y hay cada vez más eventos que buscan abordarlo desde distintas perspectivas. He tenido la oportunidad de estar en varios: tres en España, y uno en Italia, Argentina, Chile, México y Brasil, además del que organizo en Colombia.

Lo que he notado es que hay una línea peligrosa en la democratización de la ilustración, y es la superficialidad con que muchos eventos son concebidos tratando de forzar el tema hacia algo fácil y novedoso, supongo que para llamar más público y lograr mejores resultados en redes. Pero esa visión solo construye una serie de actividades sosas que se vuelven un aperitivo para satisfacer a un consumidor poco exigente. Las conferencias se vuelven un paseo por el portafolio del autor de moda (dictado por likes en Facebook) sin mucho más allá que anécdotas y sin ninguna propuesta; los talleres se convierten en unos espacios de creación light donde suceden aplausos, y las demás actividades se vuelven lugares nada retadores, aunque muy sociables.

Esto sucede también en los espacios que van surgiendo día a día: por llamar la atención se toman decisiones ligeras en la búsqueda de público, pero al final no se ofrece más que cerveza.

El ilustrador español Pablo Auladell en su conferencia en la ultima edición del FIG comentó que unos estudiantes en un taller que había dado en España se habían quejado de sus críticas crudas y su manera de ser tosca, dura y exigente. Me preguntaba, ¿Para qué iría yo a un taller donde espero que el profesor me abrace con cada imagen que hago? Nada mejor que un espacio que revuelque tus perspectivas, te haga dudar, te lleve de nuevo al vacío y a la incomodidad, te empuje en un tunel oscuro. Y sí, estos espacios son posibles; yo pude obtener eso en Albarracín. Amén por Isidro Ferrer y Grassa Toro.

Jose Rosero

Sin embargo, se de primera mano lo complejo que es lograr eso. En el Congreso que organizamos procuramos siempre empujar a los autores a que propongan más allá del ejercicio simple, que critiquen, que lleven a los estudiantes al límite. A veces lo logramos, a veces no. Pero cuando asistentes nos escriben molestos diciendo que solo obtuvieron críticas en el taller y no vieron al tallerista eseñandoles a replicar su estilo, me da una satisfacción enorme. Por otro lado sabemos que no siempre los rockstars son los mejores, y eso nos ha hecho tomar buenas decisiones de contar con creadores de muchísima experiencia aunque poca presencia en redes como Enrique Alcatena, Javier Saez Castán o Fernando Vilela. Sin embargo, valga decirlo, la mayoría de la gente prefiere al mediático.

¿Hay realmente oportunidad para el ilustrador "empresario" que no dedica el 100% de su tiempo a producir obra?

Desde mi experiencia debo admitir que es bastante complejo sostener un proyecto de gestión y a la vez el desarrollo de la obra propia. Se vuelve un conflicto de dos amantes igual de valiosas, y tarde o temprano debes ponerle atención solo a una. Eso lo dictará la que te de más tranquilidad y salud. Por el momento estamos jóvenes y las resistimos. Así mis días se dividen en dos. De 9am a 5pm gestión con CasaTinta y todas las actividades, y de 6pm a 3am dibujo, ilustración y pintura. No siempre es así, también tengo novia.

Respecto a la parte empresarial, es definitivamente un campo vacío que se ha ido llenando, y que va fortaleciendo los espacios en la ruta de crear una industria cultural. Valga volver a señalar lo peligroso que implica buscar publico a toda costa, pero los esfuerzos van dando frutos.

Y por último: ¿algún consejo para la gente que esté empezando en el mundo de la ilustración?

Solo uno, que se lo tomen en serio.

¡Muchas gracias José!


volver a la lista
comments powered by Disqus

¿NECESITAS AYUDA? Visita nuestra página de ayuda Or Contact Us At info@drawfolio.com